“El conflicto se profundiza” informó la Asociación de Funcionarios de Impositiva (AFI) a través de un comunicado.

El gremio sostiene que “en setiembre de 2018, transcurrido 9 meses del año y con la información cierta que no se llegaba a la meta de recaudación, DGI realizó cambios en la forma de cálculo de las metas para que los directores y cargos jerárquicos cobren más”.

Esos cambios, según los trabajadores, “produjeron un aumento salarial para los directores de $ 175.000. Su meta pasa de $ 220.000 a $ 395.000”, señalaron.

Sin embargo, “esos mismos cambios generan una rebaja de salario para los funcionarios”, ya que “se beneficia a los cargos de designación discrecional y política y se perjudica a los trabajadores”.

El gremio denuncia que “los directores que no llegan a su meta se les aumenta el salario y a los funcionarios que sí han llegado a su meta se les rebaja el sueldo”.

“Nos sorprende que la Dirección de DGI haya cancelado las actuaciones inspectivas en zona balnearia, atendiendo la solicitud de la Asociación de Hoteleros y Restaurantes, renunciando a uno de los objetivos centrales del organismo”, dice AFI en un comunicado.

Agrega que “la presencia de los equipos inspectivos es muy importante para combatir la informalidad, controlar a las empresas golondrinas y generar equidad con los contribuyentes que aportan durante todo el año”.

El presidente de AFI, Aidemar González, dijo que están solicitando la intervención del Poder Ejecutivo para instalar una mesa de negociación que “asegure la no pérdida salarial para los trabajadores”.